viernes, 21 de abril de 2017

Quid.

Disruptivo pero hermoso, 
estirándose para tocar los astros,
caótico y morboso.

Como piedras que te hunden
en una sustancia
que te asusta,
te rehúye
y aún así
te reconforta.

Pues no toda oscuridad es tediosa y fría
y ninguna se olvida.

A sangre y tinta,
a fuego y cuerda.

La tragedia se escribe sola
y la melodía que la acompaña
se entreteje con las palabras,
mientras tu mente gotea
dejando el rastro
que te ayudará a regresar a ti.


Pero nadie es nadie, y ya sabes quién ama a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario