Ir al contenido principal

Entradas

Melocotón

Todo el mundo sabe que estoy un poco muerta por dentro. Nací con un nombre raro, una enfermedad equivocada y con la cabeza muy grande en proporción con mi cuerpo.En el patio de mi guardería había una piscina que hacía esquina y que siempre estaba vacía, de agua porque al pasar de los quince grados se llenaba de lagartijas y no diré nombres, pero sé de alguien que conoces que ha digerido más de un reptil; el último día, recogí mi mochila -que era como un peluche de Garfield pero hueco como tú-, me fui al baño y tuve la suerte de perderme en una habitación con un piano enorme que no sabía tocar, pero si admirar, manchar y hacer sonar y bueno, casi estaba la policía en la puerta cuando me encontraron. Ese día hubo remolacha hervida para comer.Mi madre desempolvó su agenda para conseguirme una plaza en un colegio en el que la vida se me haría un poco más cuesta arriba de lo que esperaba, aunque eso te lo cuento mejor un viernes, que son los días únicos días en los que por las venas me cor…
Entradas recientes

Espalda.

Creo que he nacido para valorar la felicidad del prójimo,
para admirar la lágrima que colma el vaso
incluso cuando la sequía es consonante.¿Dónde está Dios?Las orejas van a caérseme
o las ojeras
o eso de lo que ya no queda,
ialma estúpida y escurridiza.¿Cantaban uno o lo hacían dos?La noche es la constante,
el suelo nunca se hunde después de comer,
grillo y murciélago,
borracho y sin sendero,
amigo, esposo, compañero.¿Oyes a Satán?Bailando sobre las cenizas de la luna,
mi blanco es oscuro,
se balancea entre balas,
hace eses con las muelas.¿Que sus pies rozan el cielo?Desde este sótano distingo,
con angustioso delirio,
la canción deo verdugo,
del amigo
y del esbirro.¿Saltó o la empujaron?

Beso

Hace una vida,
quise ser Klimt,
odiar a quienes insistían
con prisa y sin pausa,
intentando convencer a un público vacío
de que la muerte es una coma,
un coma inconcluso
que te permite flotar
para luego caer o volar
según el veredicto de la única consciencia
que debe reinar,
juzgar y delegar,
confiar en súbditos indómitos
que no se dejan someter,
que queman coronas o lo intentan
para luego dejarse caer
desde las nubes
hasta en atardecer.Quemad mis obras
en grados fahrenheit,
del mismo modo que yo te quemo,
que yo me quemo,
huyendo del tiempo,
levantándome
siempre para acostarme
de nuevo en el suelo.Los finales nunca son tragedia
la tragedia se masca,
se enrolla,
se bifurca siempre en lo ideal
y la realidad de la que eres preso
aunque ni siquiera exista,
aunque solo duela.Por eso el punto es benévolo,
su concesión a un fin es la clemencia del verdugo,
que con su afilado yugo
completa la condena,
el ciclo,
del que sufre sin sentido.¡A la hoguera con el limbo!

Fácil vivir.

La desgracia se propaga por el agua
a la misma velocidad de tu partida,
se arremolina entre dagas
que asesinas admiran
a la lluvia caer antes
de que empiece a llover.Esta guerra es un prólogo inconcluso
una balada triste
que amenaza con mantenerte recluso
de los pecados que viste.Enviarán sus condolencias
duques podridos,
reyes mimados
y ecos vacíos,
me oiré buscarte
aprentando puñados de arena
solo para ver su recurrencia.Encontraré de todo menos el éxtasis.Muerte, luz y sombra,
ira, paz y penumbra.Nada que no persigas,
nada que no vivas.
Nada que no sujete el gigante Atlas,
que con ayuda de Axis,
te permite negarme
y aún así girarte,
para verte marchar.

El odio a las Moiras.

Cede,
duéleme,
que no me sirves si no palpitas,
que solo lloras cuando te marchitas.La felicidad solo conmueve
cuando es la lágrima quien la porta,
cuando toda puerta se cierra
y la sonrisa, al acecho,
descubre que todo es un juego
y que en él,
nada florece.Pues nacer es la meta,
y vivir,
el transcurso,
solo se vuelve insulso si es sin tu impulso.Recuerda que el camino solo se hace largo,
porque las huellas que persigues,
son también tus huellas.Precede,
desplázate,
que si llueves no mojas,
que si caes no te arrojas.

Esmeralda

Tus miedos son reales.
Tus miedos son reales.
Tus miedos son reales.Me torturo,
siempre.
En pasado, presente
y futuro.No quiero decirte esto.
No quiero decirte esto.
No quiero decirte esto.Lates como el cáncer
informando de que estás donde estás
cuando toda cura se vuelve letal.Hablar es barato.
Barato.
Barato.Brillas por tu ausencia,
eres un cuchillo
que roza con su filo
el ennegrecido hilo
que te sostiene en vilo
ante el profundo abismo
que separa al que muere
de lo vivido.Quiéreme.
Quiéreme.
Quiéreme bien.Te lo contaré todo
cuando mis pestañas atraviesen,
húmedas y frías,
la fina tela del sudario
que fallará en cumplir su por qué.

Treat

La sangre es el camino al alma
a capa y espada,
entre pared y daga,
las rutas cambian y la luz se apaga.Un veredicto sin juicio,
una sentencia sin esbirro,
condénote al olvido
y al yunque adormecido
del poderoso suspiro
que arrebata las esencias arraigadas en el ser.Se ciñe sobre él como una sombra
camina a su lado en silencio,
expectante siempre al cambio,
al solsticio
que sumergirá en un coma inconcluso
a la inmaculada virtud de la astucia.Perdono y olvido,
rezo y concluyo.