lunes, 20 de abril de 2015

Científicamente hablando.

Creo que nunca me había expresado más poéticamente que sonriendo de dolor.
O llorando por la propia poesía.
Los sentimientos positivos no fomentan la producción de acetilcolina.
La felicidad no atrae a las musas; dicho de forma más abstracta.
De hecho, el masoquismo, el propio desencanto con el mundo circundante en todas sus facetas es lo que más magnetismo crea entre tu sinapsis y tus deidades.
La inspiración es una hormona.

domingo, 19 de abril de 2015

Drown.

Siempre había sido sombría, un contraluz interesante.
Pero ahora era algo más. Oscura. Tenebrosa. Afilada.
Un trauma es una herida abierta que se subestima.
Una aceptada cicatriz que no existe.
No duele, solo paraliza; secreta su propia ponzoña.
Directa a la sangre.
Más sigilosa que la muestra más pura de arsénico.
Más inherente a la raza humana que el propio odio.