Ir al contenido principal

Empty.

Quiero que me abras todas las venas,
y que vayas, lentamente, vaciándome.

Líbrame de la oscuridad a la que me has condenado.

Quiero que me arranques el alma,
déjame sola.

Líbrame de la oscuridad a la que me he encadenado.

Quiero desaparecer. Huir,
sácame de aquí.

Líbrame de todo lo que me has dado.

Gota a gota.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Azufre.

Siempre llego a los lunes con muchas situaciones que analizar entre sien y sien,
como una ensaladilla rusa
llena de cosas
aunque solo importen las patatas.

Cambio como el tiempo,
por estaciones,
aunque ya no mucho
porque tú sigues plantando eucaliptos donde yo ardo.

Caminas despacio,
sin rumbo y sin pausa.
Acechando a lo que siempre se te acaba,
lo que nadie puede darte y solo tú puedes quitarte.

Te gusta bailar como Fred Astaire,
pero no te gusta el claqué,
así que te quedas quieto y vacío
sopesando cuál es la manera más rápida de anestesiarte. O de matarte. Ya depende.

Los martes no suelo funcionar muy bien,
se me llena el estómago de bilis
y tiendo a comer más aire que de costumbre,
más que ayer.

Siempre me caigo de la cama cuando sueño
y siempre sueño que me caigo de la cama.
He llegado a la conclusión de que, como dijiste,
mis esencias están en las caídas.

No me gusto si no respiro,
se me pone la cara roja y se me hincha el bazo
pero alguien me dijo que el dióxido de carbono
es l…

Agua.

No me pasaba desde hace mucho, pero con el último cigarrillo, he visto las cosas con claridad.
Primero, somos al hábito lo que el hábito a nosotros. Me sigue sorprendiendo mi entorno y que se me rice el pelo solo en primavera, pero todo parece ser mutuo y con una relación de causa y efecto. Tú y yo a parte, la segunda ficha siempre se cae cuando empujas a la primera y, bueno, sin irme más por las ramas, no vas a ser lo que podrías ser por mucho que debieras hacerlo. Y yo no puedo hacer nada por que cambies tus zapatos por los míos. Es inútil. Como el nombre que nos he puesto. Como ver vida más allá de Ío.
Segundo, tengo todo lo que hace falta para funcionar, pero no funciono. No del todo. Es como si alguien hubiera triturado todo lo que tengo por debajo de la piel y me hubiese echado del nido, de forma cruel, antes de que la oportunidad de aprender a volar me hubiese sido dada. Y lo que iba a ser alondra, se quedó en gusano.  No hay lugar para el azul entre tanta tierra.
Tercero, nada just…

Rosas.

Era un domingo más, de esos que te enfrían las puntas de los dedos de los pies de manera irremediable y te secuestran, a punta de estalactita, en la cama.  Y aunque no es muy difícil mantenerme a mí entre mantas, ese día, la oferta no era tan suculenta como de costumbre. Así que salí.  Y la calle que me encontré no era la calle de siempre, los colores eran más vivos y pareció que el frío se había quedado en tu lado -vacío- de la cama. 
Recorrí el camino que hago siempre de jueves a domingo, ya sea de ida o de vuelta, hasta el mismísimo agujero negro que me pega los pies al suelo a cambio de volarme los sesos. Menos mal que tengo muchos.
Cuando quise darme cuenta y por primera vez en la existencia, estaba bebiendo ron y la canción no me sonaba, llegó quien debía llegar y tú bailabas conmigo.
Miré el reloj sin querer. Las siete de la tarde me hicieron darme cuenta de que estaba soñando; cuando piensas demasiado en algo, te contamina el tiempo onírico y yo creo que también la cabeza.
Seguí bail…