domingo, 15 de febrero de 2015

Emptiness.

Rabia.
Nunca había escrito con rabia.
Francamente, creo que yo misma me había aclimatado a dejarme inspirar solo por el desencanto -y sus consecuentes derivaciones emocionales-.
Pero la rabia es algo nuevo.
Lo cierto es que es una sensación sobrecogedora.

Siento la mirada de Descartes fija en mi espalda por apologizar a Psique; me importa un comino.

No sé ni por qué sigo escribiendo.

Bueno, quizá sí...

Estoy tecleando para manifestar mi más intenso odio a todo lo que me rodea.
Lo cotidiano solo suscita una enorme bola de negatividad con la que tengo que lidiar cada noche.
Y cada noche es más grande.

Ahora la rabia se ha transformado en ira.

Genial, estoy pecando.

Lástima que Dios sea persona non grata en mi hipotálamo.

La ira y la rabia son subversivas. Sacan lo mejor de mí; se llevan mi debilidad.
Quieren ser ventiscas y ya son huracanes.

Y, definitivamente, no sé qué siento.

Me he perdido a mí misma en los gritos apagados de mi conciencia hecha pedazos.

Ya no me queda nada.

Vendetta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario