viernes, 27 de febrero de 2015

Catalepsia.


El brillo que desprendían aquellas cuchillas era de lo más insólito.

Tentadoras, como el cántico de una sirena.

Morbosas, como la satírica mente de Oscar Wilde.

Y yo, heme aquí, susceptible y presa fácil para las inquietudes de mi conciencia.

La gravedad de mi propio masoquismo agarró, con dos temblorosos dedos, una de aquellas finas hojas de muerte.

Fría, como mi alma, si es que acaso poseía una.

La autocompasión también estaba incluida en mi amplio espectro emocional.

Una gota de sangre cayó en el aséptico suelo del baño; el contraste era sublime.

El oxidado sonido de la tostadora me sacó de golpe de mis caóticas ensoñaciones y, sin más, continué preparando el desayuno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario