Ir al contenido principal

Miss Misery

Me torturo a mí misma de muchas maneras. A ti pues harina del mismo costal, pero no te das cuenta. Nunca. De nada.
Eres como el leño de la señora de Twin Peaks solo que tú tienes codos y hablas un poquito más que él. El problema es que dices muy pocas cosas y conmigo es sustancia o nada.
La calma es para los malos.

Decidir es limitarse -aunque tú eso lo sabes mejor que yo-, definirse también y a eso vengo: a cuestionarme qué me define y por qué.

¿Qué permito que sea determinante?
Porque si una cosa está clara es que, por desgracia, mis preferencias en lo que a bebidas espirituosas respecta, no son un detalle muy descriptivo (vino).

Yo esta noche quería dormirme tempranito y mira lo que me haces hacer.

¿Qué de todo lo que soy es algo mío?

¿Qué he absorbido tanto que se parece a mí?

¿Cuántas capas tiene mi cebolla interna y cuántas están contaminadas?

Quiero borrar mi vida toda y hacerme experimento social y encontrar respuestas para preguntas que, de ser así, no me habría planteado.
Digo yo que esto de saber cosas inútiles e inaplicables a tus problemas circunstanciales intransferibles será transmutable. Como con un tique regalo.

En las matemáticas de dentro de mi cabeza, las cosas funcionan así pero con signo negativo.

Quiero mis tres deseos y dormir bien por las noches.

Quiero querer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Disidencia.

La humanidad está perdida.
Siempre tiendo a pensar que las personas son buenas por naturaleza aunque predico todo lo contrario. Y siempre me llevo la bofetada. Y el puñetazo. Y la caída. Y la patada.
Tengo que hacerme más caso cuando me digo las cosas. Por conservar la cara más que nada, que ya bastante perdida la tengo.
Todo el mundo mira por su interés personal y todo el mundo está con todo el mundo porque puede sacar algún tipo de beneficio de él: que si estabilidad, que si autoestima o que si cubatas. Hay relaciones que se basan en los cubatas. O en los porros.
Todas las relaciones tienen un punto de toxicidad en ellas, más o menos ponzoñoso, pero tóxico al fin y al cabo.  La meta es cambiar eso, y no dejarse dominar por la idea de que no es posible, pero lo que es, es. Y yo, ni lo estoy, ni quiero estar en contra de los intereses personales de cada uno, si te beneficia votar a quien votas, vótalo. Total, el individualismo te va a expropiar tu propio culo antes o después. Quizá el…

Índigo

Estamos igual de podridos,
pero el destrozo es bonito.Te pegas como la sarna, como los chicles y los dejes,
actúas como disolvente a conveniencia,
evitando riesgos y rasguños cuando a mí,
no lo evito,
me gusta mancharme,
pisar sobre granito solo para descubrir el barro que te sostiene.Babel se vino abajo por ego y no por cimientos.Baila, baila, baila,
baila sabiendo que nunca se te desordenarán las entrañas;
lo que no se tiene no se rompe.Guíñame,
estaré mirando a la luna solo para verte a ti.

Jazmín.

Tengo la dichosa manía de ver siempre todos los posibles significados que tienen las cosas.
Las que haces y las que no.Todas las opciones acompañadas de todos los caminos que estas pueden recorrer se agolpan entre mis sienes y se montan una fiesta ellas solas, rompiéndolo todo y yéndose sin fregar los vasos.
Muchas veces, también se dan besos y se entremezclan entre ellas, porque su motivo de existencia es, de forma exclusiva, triturar la calidad de mis perspectivas.Y a mí me gusta fluir. Siempre. Que mis pies se deslicen solos hasta que dejen de rozar el suelo.
Y esta dichosa manía mía solo me deja con la miserable opción de brindar con todas las desdichas e hipótesis.No quiero imaginar esto, pero seguro que todo esto me esculpe y me define y es siempre mejor dejar todas los cabos sueltos, aunque en las pelis no me guste nada -me guiñas un ojo desde la esquina más alejada de la habitación-.Y sé que tengo que parar de avanzar, porque el agua se torna demasiado fría cuando te acercas a…