Ir al contenido principal

New Macabre.

Pero no puedo hacer nada
si todo lo que quiero
es la angustia
que espero.

Me están cantando
mi ira y mi mente
sobre un lugar más allá,
más tranquilo,
más caliente.

¿Está tan mal?

Todas las pequeñas cosas
se arremolinan en círculos
y, lo siento, porque ni siquiera las más lejanas
son capaces de acabar con el vínculo.

Enciéndeme eso.

¿Es en Júpiter
o en Saturno
donde habitan las conclusiones
de lo absurdo?

Qué suaves son tus fauces.

Esas luces a tu lado
te ciegan,
te impiden ver a las que esperan,
te dejan las mañanas sin estrellas.

Polivalencia entre bambalinas,
no quiero verte más
que me dices que querer es poder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nana

Cuando era joven y temía al mundo,
mi madre solía cantarme una canción.
Hablaba del lugar adonde vas cuando tu vida en esta tierra se convierte en ladrillo,
hierro e infierno
que ayer no había,
y hoy dos.La incapacidad
a veces,
se dilucida.Y nos vemos de nuevo en esta senda,
lejos del antagónico sollozo
de la esperanza como soluto.
Y levantarse es más difícil
hallándome en esta habitación llena
de recuerdos rotos y acordes entrecortados.Se dirá la verdad,
pero no soy el enemigo.Me he puesto tus zapatos,
rasgo el suelo como tú las almas.
Pero llegué a darme cuenta
de que yo en lo real,
no era nada.
Así que dime,
¿por qué decidiste apoyarte
en un hombro que estaba cayendo?Entiérrame a tu lado,
pues el cambio siempre amenaza a los que tienen miedo.Tengo fe en la soledad
y no puedes quitarme eso.
Tengo fe en la destrucción,
aunque me quede sin pretexto.
Tengo fe en el abismo
que me mira inconexo,
pues solo ve lo que atisba
el empañado espejo.¿Y no éramos nosotros como un campo de batal…

Esmeralda

Tus miedos son reales.
Tus miedos son reales.
Tus miedos son reales.Me torturo,
siempre.
En pasado, presente
y futuro.No quiero decirte esto.
No quiero decirte esto.
No quiero decirte esto.Lates como el cáncer
informando de que estás donde estás
cuando toda cura se vuelve letal.Hablar es barato.
Barato.
Barato.Brillas por tu ausencia,
eres un cuchillo
que roza con su filo
el ennegrecido hilo
que te sostiene en vilo
ante el profundo abismo
que separa al que muere
de lo vivido.Quiéreme.
Quiéreme.
Quiéreme bien.Te lo contaré todo
cuando mis pestañas atraviesen,
húmedas y frías,
la fina tela del sudario
que fallará en cumplir su por qué.

Fácil vivir.

La desgracia se propaga por el agua
a la misma velocidad de tu partida,
se arremolina entre dagas
que asesinas admiran
a la lluvia caer antes
de que empiece a llover.Esta guerra es un prólogo inconcluso
una balada triste
que amenaza con mantenerte recluso
de los pecados que viste.Enviarán sus condolencias
duques podridos,
reyes mimados
y ecos vacíos,
me oiré buscarte
aprentando puñados de arena
solo para ver su recurrencia.Encontraré de todo menos el éxtasis.Muerte, luz y sombra,
ira, paz y penumbra.Nada que no persigas,
nada que no vivas.
Nada que no sujete el gigante Atlas,
que con ayuda de Axis,
te permite negarme
y aún así girarte,
para verte marchar.