Ir al contenido principal

Oblivion.

La verdad es que a veces me olvido de admirar la calidez del instante. Es algo de lo que no me doy cuenta hasta meses -o años- después. Cuando ya es tarde. Cuando las gracias ya no se dan porque son muy de psicópata obsesiva. A lo mejor me va mejor si voy aceptando eso último como premisa para todo lo que pienso. Lo que pienso fuera de tiempo.

Ahora mismo me apetece recuperar tu hombro mientras Russel Crowe escribe ecuaciones en las ventanas, de fondo, creando atmósfera. Como si te hiciera falta. De vez en cuando te dejabas querer.

Me gusta hacer gala de muchas cosas. De mi capacidad para soportar enormes cantidades de dolor sin rozar umbrales críticos, de lo patosa que soy, de lo bonitos que tengo los pies o de los pocos miedos que me han tocado. Pero lo cierto es que soy una persona profundamente asustada.
Miedo a los lugares demasiado iluminados, miedo a los peces, miedo a los insectos, miedo a mí, miedo a lo que no puedo analizar, pero más que a nada: miedo a no recordar.
Más que las películas de Dolan me gustan las mías. A alguien tenían que gustarle. Reproducir recuerdos como si fueran diapositivas es uno de esos pequeños placeres que me hacen sentir culpable; pero si de otra cosa me puedo jactar, es de nunca olvidar los detalles. Los detalles que no importan como las canciones que ponías entre humo y cosas rojas.
He visto más de lo que se supone que debería ver, y sobrellevar imágenes pesa mucho más que la bola y la cadena.


No me mires mucho que soy efímera y me gasto. Como los libros manoseados que se caen a trozos por leerlos con demasiada avidez.

Olvídalo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nana

Cuando era joven y temía al mundo,
mi madre solía cantarme una canción.
Hablaba del lugar adonde vas cuando tu vida en esta tierra se convierte en ladrillo,
hierro e infierno
que ayer no había,
y hoy dos.La incapacidad
a veces,
se dilucida.Y nos vemos de nuevo en esta senda,
lejos del antagónico sollozo
de la esperanza como soluto.
Y levantarse es más difícil
hallándome en esta habitación llena
de recuerdos rotos y acordes entrecortados.Se dirá la verdad,
pero no soy el enemigo.Me he puesto tus zapatos,
rasgo el suelo como tú las almas.
Pero llegué a darme cuenta
de que yo en lo real,
no era nada.
Así que dime,
¿por qué decidiste apoyarte
en un hombro que estaba cayendo?Entiérrame a tu lado,
pues el cambio siempre amenaza a los que tienen miedo.Tengo fe en la soledad
y no puedes quitarme eso.
Tengo fe en la destrucción,
aunque me quede sin pretexto.
Tengo fe en el abismo
que me mira inconexo,
pues solo ve lo que atisba
el empañado espejo.¿Y no éramos nosotros como un campo de batal…

Conections fading.

Es un trago y 45 minutos de espera.
Es obtuso como tú.
Es un blues con petróleo.Demuéstrame que existes
porque creo que he idealizado la utopía,
porque muerta la mentira,
muertos los ojos.Me he mirado tanto al espejo
que he llegado a creerme
que mi alma reside en el reflejo,
que solo se ve desde fuera,
que nunca se va y siempre se queda.Arpégiame a destempo
sin que las cosas bonitas suenen,
sin que nada encaje.Las melodías solo las aprecio
cuando ya se acaban,
cuando navegan entre nubes,
cuando el pretérito
y no el presente
las contiene.Descóseme los sueños
porque se están transformando en aire
que se inhala
y no se respira.Sin miramientos.

Esmeralda

Tus miedos son reales.
Tus miedos son reales.
Tus miedos son reales.Me torturo,
siempre.
En pasado, presente
y futuro.No quiero decirte esto.
No quiero decirte esto.
No quiero decirte esto.Lates como el cáncer
informando de que estás donde estás
cuando toda cura se vuelve letal.Hablar es barato.
Barato.
Barato.Brillas por tu ausencia,
eres un cuchillo
que roza con su filo
el ennegrecido hilo
que te sostiene en vilo
ante el profundo abismo
que separa al que muere
de lo vivido.Quiéreme.
Quiéreme.
Quiéreme bien.Te lo contaré todo
cuando mis pestañas atraviesen,
húmedas y frías,
la fina tela del sudario
que fallará en cumplir su por qué.