Ir al contenido principal

Sonata de otoño

Hoy estaba durmiendo y me desperté tres horas antes de lo normal.
No tengo una hora normal preestablecida en la que me despierto sí o sí, ya sabéis como soy con los horarios, pero vamos a dejar eso pendiente para un futuro debate.
El asunto es que estaba soñando cosas bonitas que quería que pasasen. No me preguntéis más, porque no me acuerdo. Sí sé que sería interesante que la positividad que irradiaba mi yo onírico se me contagiase un poco. Solo un poco.
Llegados a este punto, os doy por introducidos a mi atmósfera prematinal y, como veo que está de moda, os voy a hablar de la parálisis del sueño también conocida como "la vieja bruja", "fantasma en la cama" u "Ori Darko: vida y obra". Os digo que es curioso porque siempre intento relacionarlo todo con los guisantitos de Mendel y, en este caso, me están fallando. Los guisantes y Mendel. Los dos.
Mi madre es sonámbula.
Yo noctámbula, pero eso, de nuevo, lo dejamos como tesis para otra tertulia.
Desde un punto de vista infantil y simplista -oséase: mi punto de vista- el sonambulismo y las parálisis del sueño, son cosas opuestas. Así que la genética ha decidido ser graciosa. O a lo mejor esto no tiene nada que ver con que mi madre sea mi madre, pero me gusta mucho Bergman como para admitir lo contrario, de modo que todo este párrafo, os lo tomáis como premisa subjetiva.
Lo que no podéis dar por sentado es lo graciosa que está mi madre caminando dormida -la torpeza sí es un carácter hereditario-. Un día hizo las maletas y no se fue porque no encontraba el mechero. Mi madre siempre pierde los mecheros. Carácter hereditario.
Me gustaría ser sonámbula, los sonámbulos se mueven y hacen sus sueños realidad.
Yo me quedo quieta, con los pies fríos, mientras siento a Belcebú acercarse a mi nuca. Belcebú respira muy fuerte y está fuera de mi campo de visión. Ojalá pudiera verlo, siempre he querido saber cómo son sus pómulos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Horizonte de sucesos.

Desplázate despacio,
las hipótesis son todas falsas. Pero nosotros somos la explosión.
Matamos a los ojos en la cara del cielo mientras me niego a aceptar el crujido de la cocaína en tus huesos.
En un instante está y al siguiente se va efímero y mortal, persistente y rapaz.
Deprédame entre espinas úsate de tinta.

Oblivion.

La verdad es que a veces me olvido de admirar la calidez del instante. Es algo de lo que no me doy cuenta hasta meses -o años- después. Cuando ya es tarde. Cuando las gracias ya no se dan porque son muy de psicópata obsesiva. A lo mejor me va mejor si voy aceptando eso último como premisa para todo lo que pienso. Lo que pienso fuera de tiempo.

Ahora mismo me apetece recuperar tu hombro mientras Russel Crowe escribe ecuaciones en las ventanas, de fondo, creando atmósfera. Como si te hiciera falta. De vez en cuando te dejabas querer.

Me gusta hacer gala de muchas cosas. De mi capacidad para soportar enormes cantidades de dolor sin rozar umbrales críticos, de lo patosa que soy, de lo bonitos que tengo los pies o de los pocos miedos que me han tocado. Pero lo cierto es que soy una persona profundamente asustada.
Miedo a los lugares demasiado iluminados, miedo a los peces, miedo a los insectos, miedo a mí, miedo a lo que no puedo analizar, pero más que a nada: miedo a no recordar.
Más que …

New Macabre.

Pero no puedo hacer nada
si todo lo que quiero
es la angustia
que espero.

Me están cantando
mi ira y mi mente
sobre un lugar más allá,
más tranquilo,
más caliente.

¿Está tan mal?

Todas las pequeñas cosas
se arremolinan en círculos
y, lo siento, porque ni siquiera las más lejanas
son capaces de acabar con el vínculo.

Enciéndeme eso.

¿Es en Júpiter
o en Saturno
donde habitan las conclusiones
de lo absurdo?

Qué suaves son tus fauces.

Esas luces a tu lado
te ciegan,
te impiden ver a las que esperan,
te dejan las mañanas sin estrellas.

Polivalencia entre bambalinas,
no quiero verte más
que me dices que querer es poder.