domingo, 26 de junio de 2016

Rosyln.

Quise ser aquello
en lo que ni siquiera podía creer.

El fracaso se veía venir
antes incluso de que existiese.

Sobra decir,
que horror se queda escaso.

No voy a aceptar,
la salvación que ofreces.

En ella reside, sí,
tranquilidad.

Pero a un precio
que no quiero pagar.

A mí déjame,
que ya no sirvo.

Pues, algún día,
mi dolor va a marcarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario