lunes, 12 de septiembre de 2016

Hecatombe.

Y como todo lo que se ama,
solo podía alejarme de ella.

Aunque lo cierto es que es complejo,
complicado,
alejarse de uno mismo.

Pues soy la brisa de aire fresco,
que desata sus carcajadas tristes.

Sé que si intento sacarla de mí,
solo voy a conseguir perderme.

Sé que si dejo de necesitarla,
nunca jamás volveré a encontrarme.

De ella,
derivo yo.

Ella oniria,
yo insomnia.

Sin -mi- vida, muero,
sin -mi- luz,
perezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario